domingo, 25 de octubre de 2015

AMORES QUE "MATAN"


Se escucha muy a menudo la expresión «amante de los animales», así como es habitual ver difundiendo «amor» hacia los nohumanos. El mayor problema de esto es que se confunda el amor con el respeto. Nada tienen que ver. Podemos amar a quien nos plazca. Es algo muy subjetivo, privado y emocional, mientras que el respeto es algo objetivo y estrictamente moral. No tenemos por qué amar a los demás, pero sí debemos respetarlos.

No es mi intención sin embargo ahondar en esta cuestión que ya ha sido extensa y brillantemente tratada por otros autores. Lo que quisiera hacer notar en esta ocasión es que, unido a todo lo dicho, la expresión «amante de los animales» acarrea consigo otro error que me parece igualmente grave: la despersonalización de los nohumanos.

Difícilmente es concebible la posibilidad de amar a alguien a quien no se conoce ni tan siquiera minimamente, en tanto que el amor, como ya he mencionado, hace referencia a los sentimientos de afecto y simpatía que alguien consigue generar en nosotros. Es imposible llegar a conocer de forma personal, cercana e íntima a todos los animales del planeta. Los seres humanos ni siquiera hemos llegado a descubrir todas las especies que habitan la Tierra, de manera que quien dice «amar a los animales» está diciendo que ama incluso a individuos cuya existencia apenas alcanzamos a sospechar. 

La idea de que se puede amar a todos los demás animales sólo puede pasar por su estereotipación y despersonalización. Sólo creyendo que todos los nohumanos son algo así como meras copias, meros clones unos de otros, se puede creer en la idea de querer o amar a todos ellos a partir de conocer o haber conocido a uno o unos pocos.

Se "ama" de tal forma a los animales por el mero hecho de ser animales, pero este encasillamiento discriminatorio es el mismo que rige la perspectiva del especismo. Los animales nohumanos dejan así de ser sujetos únicos e irrepetibles para convertirse en meras partes duplicadas y sustituibles de un todo. Es un amor que "mata", efectivamente; "mata" al individuo, a la persona (digo esto en sentido figurado, pero en el caso del especismo no es nada extraño que cobre un carácter literal).

Creo que si la cuestión es trasladada hacia otro colectivo marginado podrán advertirse fácilmente las connotaciones que arrastra. Sería igualmente erróneo hablar por ejemplo de «amor a los negros», o «amor a los judíos», o «amor a los homosexuales», porque esa forma de expresión reflejaría una desconsideración que contempla a los negros, los judíos o los homosexuales como sujetos de características invariables y estandarizadas. Julia Kristeva hace una observación semejante en referencia al feminismo cuando señala que «la libertad se conjuga en singular, y tengo la sensación de que la mayoría de los movimientos feministas tienden a agrupar a todas las mujeres sin distinción, en vez de apostar por la singularidad de cada una de ellas».

Soy consciente de la buena fe con que algunos emplean estas expresiones, pero debemos darnos cuenta de que este tipo de lenguaje encierra y promueve profundos prejuicios que habríamos de corregir. Los sentimientos de amor siempre serán preferibles a los de odio, pero cualquier tipo de discriminación arbitraria es perniciosa y éticamente inaceptable. 

Cada animal (humano o nohumano) posee su propio carácter, sus inquietudes, sus temores, sus ilusiones, sus preferencias... Cada animal es un individuo singular de personalidad compleja, y este factor tan sumamente importante es sistemáticamente ignorado bajo las perspectiva de este tipo de ideas o expresiones. 

No podemos saber cómo es la personalidad de cada uno de los animales nohumanos, pero sí que poseen alguna. Por esa misma razón es nuestro respeto, y no el amor, el imperativo fundamental que podemos y debemos ofrecerles.
________________________________________

Artículos relacionados:

- El veganismo no se basa en el amor.
- El perfil de una moderna "activista por los animales": Jenna Woginrich.

4 comentarios:

  1. Este me ha caído como anillo al dedo. ¡Estupenda elaboración!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mario.

      Me alegro de que te haya resultado de utilidad.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Comparto el sentido general que me parece que quiere transmitir el post, aunque con algunas matizaciones. Yo soy amante de los barcos y la navegación. Así lo expreso. Como soy amante del mar y de los paseos. Y de la fotografía. Es amor. Si, amo más un velero de madera de 50 pies aparejado en ketch que una lancha de Beneteau, y este más que una zodiac o un carguero de mineral de hierro; Es una forma del lenguaje. Y yo me considero un ser racional y científico. Puede que yo esté en un error, pero a mi me gusta la palabra amor; la palabra respeto también, pero si quisiera ser más correcto reemplazaría respeto por justicia, que es mucho más acertada que el respeto. Entonces yo tendría que expresar mi justicia por los barcos de vela y mi justicia por mi madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Xavi.

      Gracias por tu comentario.

      Es interesante el punto que señalas. No obstante, entiendo que el significado que das a la palabra “amor” se aleja del sentido coloquial en que suele ser usado el término. Ciertamente, el concepto de amor es bastante abierto y permite muchas interpretaciones, pero este tipo de análisis requieren ajustarse a su sentido más general.

      Sobra decir la importancia que tiene el diálogo en todo movimiento social, y para que un diálogo se dé de forma correcta y fluida debemos tener cuidado en el tipo de lenguaje y las expresiones que seleccionamos. Muchos activistas dentro de la causa por los Derechos Animales emplean efectivamente la palabra “amor” como sinónimo de “respeto”, pero no son realmente lo mismo, y por tanto, tal elección sólo puede llevar a peligrosas e innecesarias confusiones. Creo que existe una estrecha correlación entre la etiqueta de “sentimentalista” a que ha tenido que verse sometido muy a menudo el movimiento en favor de los nohumanos y el hecho de que tantos activistas hayan tenido la costumbre de denominarse “amantes de los animales”.

      De hecho, la ambigüedad que acarrea consigo el concepto de amor sería otro buen motivo para evitarlo. El significado que tú das al termino entiendo que se acerca al de afición, o una afición apasionada si se quiere, semejante al que los aficionados al fútbol expresan por “sus colores”. No creo en cualquier caso que el amor del que hablas sea equiparable al que puedas mostrar o sentir por amigos o familiares, ¿me equivoco? Son “amores distintos”. ¿No es esa una expresión muy común también? En cualquier caso, ese amor que manifiestas es despertado a partir de determinados aspectos comunes a todas las embarcaciones, y esto nos llevaría una vez más al punto tratado en la entrada.

      En el animalismo, en cambio, “amor” se emplea en un sentido más próximo al de simpatía. En muchos casos, si cambiásemos la expresión “amo a los animales” por la de “los animales me caen bien”, seguiríamos manteniéndonos dentro del propósito de la frase original. Volveríamos en este caso también al punto analizado en el texto. Detrás de esa expresión se esconde la idea de que los animales nohumanos son todos suficientemente similares como para poder hacer juicios personales de ellos a partir de haber conocido a uno o unos pocos. Es un error.

      Quizá deba aclarar que no estoy pretendiendo en ningún caso despreciar la palabra “amor”. La lectura debe hacerse dentro del contexto de la causa en favor de los Derechos Animales.

      Quisiera finalmente apuntar que respeto y justicia no son lo mismo. El respeto hace referencia a la consideración en el ámbito de la ética, estando ligado especialmente al valor intrínseco y los derechos; la justicia en cambio es un concepto relacionado con la equidad, unido estrechamente al principio ético de igualdad. Hablamos por tanto de cosas distintas también aquí, aunque en este caso sí son conceptos cercanos y pertenecientes ambos al ámbito moral.

      Un saludo, Xavi, y gracias nuevamente por compartir tan interesante punto de vista. Lo he encontrado muy enriquecedor.

      Eliminar

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.