sábado, 11 de junio de 2016

MATAR POR MATAR


«Una cosa es matar por matar y otra cosa es matar para comer». Muchos especistas recurren a este argumento para tratar de justificar su propia participación en la explotación animal. Se trata de una respuesta muy común en cuanto alguien advierte la incoherencia inherente de condenar determinadas manifestaciones antropocéntricas consumiendo productos de origen animal. Pero "matar por matar" es una frase completamente hueca. Nadie mata "por matar". El asesinato no es un motivo, sino la consecuencia de algún motivo. Todos los que matan deliberadamente a otros lo hacen por algo.

Lo que refleja la expresión "matar por matar" es un juicio de valor sobre las motivaciones de otros. Se dice que alguien "mata por matar" cuando se considera que su motivación para hacerlo es frívola, egoísta o superflua. Incluso la persona que mata por el mero placer de ver morir a otros tiene un motivo para hacerlo; su motivo es el placer que obtiene de ello (en esta categoría suele incluirse, en referencia a los nohumanos, a los taurinos o a los cazadores, aunque cabría apuntar que tampoco ellos encuentran el placer en la simple muerte del animal). Se condena su acto por considerar que su razón para hacerlo (el placer de ver morir a otros) no es una razón aceptable.

¿Por qué no se considera aceptable? No se considera aceptable porque resulta una razón frívola y gratuita. Por norma general, la gente suele estar de acuerdo en que matar y hacer sufrir al resto de animales sin una poderosa razón que lo justifique es algo reprobable. Por eso mismo existen leyes en contra del "maltrato animal". Puede que alguien disfrute viendo morir a otros, pero no es en absoluto algo necesario. Los demás animales desean vivir en paz. Es algo que se entiende y reconoce, de igual forma que se entiende y reconoce que eso infunda a nuestras acciones unas implicaciones morales que nos impiden vulnerar sus intereses por una razón puramente caprichosa.

Ahora bien, existe un problema en todo esto. Todos los organismos médicos y dietéticos del mundo reconocen que cualquiera puede llevar una vida plena sin consumir alimentos de origen animal. Los datos lo avalan, los estudios lo confirman, y los millones y millones de veganos distribuidos por todo el mundo lo atestiguan. No es ni tan siquiera complicado hacerlo. A partir de ese momento, comer animales (consumir productos de origen animal) se vuelve una actividad igualmente innecesaria, de tal forma que matar animales para comer no puede escapar de situarse en la misma categoría que hacerlo por el placer de verlos morir.

Resulta una verdad incómoda, pero indiscutible. La única excusa concesible que el lector no-vegano podría esgrimir es que no sabia que fuese algo innecesario. Bueno, ahora ya lo sabe. De todos modos, no he conocido a nadie que sólo se sirva de la explotación especista destinada a la alimentación. Quien consume alimentos animales no suele hacer ascos a la lana, el cuero, la seda o los productos cosméticos con componentes de origen animal (eso de tratar de justificar toda la explotación animal excusando una forma concreta de explotación animal es algo muy habitual, de ahí que la experimentación con fines médicos sea siempre un tema tan recurrente). Además, aquel que realmente tomase alimentos de origen animal sólo por suponerlo (falsamente) necesario y creyera a su vez que eso lo justifica, debería limitar su ingesta, por coherencia, a la cantidad mínima que considerara imprescindible; pero tampoco me he encontrado con nadie que ponga cuidado en tal cosa. Lo que todo ello manifiesta, en suma, es que la gente sabe de sobra que su participación en la explotación especista responde a motivaciones totalmente triviales.

Matamos y explotamos al resto de animales simplemente porque podemos y nos apetece, porque disfrutamos con ello. ¿Con qué autoridad vamos a juzgar entonces al sádico del ejemplo (o al taurino, o al cazador), siendo como es evidente que actuamos de la misma manera que él? Matar animales "para comer" también es "matar por matar" si nos atenemos al único sentido cabal que puede atribuirse a esta frase. Es matar por placer, por satisfacción personal. Matamos a otros animales simplemente porque nos gusta lo que obtenemos con ello, exactamente igual que aquel otro a quién juzgamos con severidad. El 99'99% de la explotación especista responde a esta motivación. El 99'99% de la explotación especista es un mal frívolo, egoísta y superfluo.

Por suerte, se trata de un mal que podemos evitar. Basta con que nos hagamos veganos para dejar de participar en este crimen injustificable. Nuestra calidad de vida no se verá con ello alterada de ninguna manera razonable; la de millones de otros individuos inocentes, por el contrario, experimentará una mejora radical. La única alteración verdaderamente relevante que sufriremos nosotros es que ya no necesitaremos más excusas.

--------------------------------

NOTA: No he querido incluir esto en el propio texto para no desviarme del tema central, pero cabría apuntar que buena parte de la culpa de esta mentalidad discriminatoria entre quienes participan en la explotación animal la tienen las propias organizaciones animalistas. Por medio de sus constantes denuncias específicas y sus campañas monotemáticas, lo que han conseguido es que dentro de la sociedad especista se terminen creando diferentes jerarquías o categorías completamente falsas e injustificadas. Dado que la gente está siempre dispuesta a creer que los demás son peores que uno mismo, el efecto que generan este tipo de enfoques y campañas no puede sorprender a nadie. Unos están dispuestos a creer en ello y otros los animan a que lo hagan. Después ya sólo queda esperar un ejercicio de racionalización por medio de argumentos tan banales como el que aquí se ha discutido.   
________________________________________

Artículos relacionados:

- Lo que hicieron fue "brutal"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.