jueves, 2 de mayo de 2019

DECLARACIÓN DE TOULON


La Declaración de Toulon, surgida a partir de la trilogía de simposios sobre la personalidad jurídica de los animales, está concebida como una respuesta de los expertos legales a la Declaración de Cambridge del 7 de julio de 2012:

--------------------------------  

PREÁMBULO:

Nosotros, juristas académicos, participantes en la trilogía de simposios sobre el tema de la personalidad jurídica del animal celebrada en la Universidad de Toulon.

Teniendo en cuenta el trabajo realizado en otros campos disciplinarios, particularmente en la investigación neurocientífica.

Habiendo tomado nota de la Declaración de Cambridge del 7 de julio de 2012, donde los investigadores llegaron a la conclusión de que "los humanos no son los únicos que poseen los sustratos neurológicos de la conciencia", sino que son un rasgo compartido con "los animales no-humanos".

Lamentando que la ley no haya hecho uso de estos avances para hacer evolucionar a fondo todo el cuerpo de leyes relacionado con los animales.

Observando que en la mayoría de los sistemas legales los animales aún son considerados como cosas carentes de personalidad jurídica, condición necesaria para conferirles los derechos que merecen como seres vivos.


Creyendo que hoy por hoy la ley ya no puede ignorar el progreso científico que permite mejorar la consideración de los animales y que el conocimiento ha sido hasta ahora ampliamente infrautilizado.

Considerando finalmente que la actual incoherencia de los sistemas legales nacionales e internacionales no resiste la inacción y que es importante iniciar cambios para tener en cuenta la sensibilidad e inteligencia de los animales no-humanos.
 


DECLARAMOS: 

Que los animales deben ser considerados universalmente como personas y no como cosas.

Que es urgente poner fin definitivamente al régimen de reificación.

Que el conocimiento actual impone una nueva mirada legal hacia el animal.

Que, consecuentemente, los animales deben ser reconocidos como personas en sentido legal. 

Que, de esta manera, además de las obligaciones impuestas a los seres humanos, a los animales les han de ser reconocidos sus propios derechos, permitiendo que sus intereses sean tenidos en cuenta.

Que los animales deben ser considerados como personas físicas no-humanas.

Que los derechos de las personas físicas no-humanas serán diferentes de los derechos de las personas físicas humanas.

Que el reconocimiento de la personalidad jurídica del animal se presenta como un paso esencial para la coherencia de los sistemas de derecho.

Que esta dinámica es parte de una lógica jurídica tanto nacional como internacional.

Que sólo el camino de la personificación jurídica es capaz de proporcionar soluciones satisfactorias y favorables para todos.

Que las reflexiones sobre la biodiversidad y el futuro del planeta deben incluir a las personas físicas no-humanas.

Que se ha de enfatizar el vínculo con la comunidad de seres vivos, pudiéndose y debiéndose encontrar una traducción legal.

Que, a ojos de la ley, la posición legal del animal cambiará por verse elevado su estatus al de sujeto de derecho.
 


FIN 

La Declaración de Toulon fue proclamada oficialmente el 29 de marzo de 2019 durante el simposio formal sobre la Personalidad Jurídica de los Animales (II) celebrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Toulon (Francia), por Louis Balmond, Caroline Regad y Cédric Riot.

 _______________________________________ 

Traducción: Igor Sanz

Texto original: Déclaration de Toulon
 

13 comentarios:

  1. Al fin !!! Era hora de que los Seres Humanos nos bajaramos del pedestal de una superioridad que solo reflejo nuestra crueldad y egoismo...para abrazar con respeto y disculpas por a todoxs los seres del planeta, a quienes sometimos insensiblemente y con codicia... Felicitaciones Toulon !!!

    ResponderEliminar
  2. Gran noticia. A incidir en la coherencia con el veganismo y los derechos animales.
    Saludos, Igor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias!!! Ya era hora de hacer JUSTICIA y entender que la vida debe ser respetada en todas sus formas.

    ResponderEliminar
  4. La Verdad que debemos accionar desde nuestros propios lugares de Vida. Gracias

    ResponderEliminar
  5. coincido que cada uno de nosotros debe accionar desde su lugar, y establecer el camino para que esto se cumpla... gracias a todos los predecesores por el trabajo realizado¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Excelente noticia! Un nuevo logro en pos del reconocimiento de los derechos de los sujetos animales no humanos.

    ResponderEliminar
  7. Y que va a pasar con los animales no humanos carnívoros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, no entiendo la pregunta.

      Eliminar
    2. Los animales no humanos son seres amorales como los niños pequeños, no pueden ser responsables de sus actos, si están bajo nuestro cargo y responsabilidad (tutoria o ciudadania) debemos proteger sus intereses y los de otros (es decir evitando que violen los derechos de otros), pero las relaciones amorales que se dan en naturaleza entre seres no-humanos amorales no son de nuestra incumbencia.

      Eliminar
  8. "conferirles los derechos que merecen como seres vivos."

    Ser un -ser vivo- no puede confefir ningún derecho, los derechos provienen de los intereses, un derecho es la protección de un interes, que solo puede darse a traves de la sintiencia. Las plantas son seres vivos y no merecen derechos (ni siquiera el derecho a la vida) por que no tienen intereses ni siquiera en vivir. La mera vida es simplemente un hecho, no puede ser valor ni consideración moral por si misma. Mal empezamos cuando no comprenden esto, que es la base de la ética.

    "Que los derechos de las personas físicas no-humanas serán diferentes de los derechos de las personas físicas humanas."

    Los derechos fundamentales deben ser los mismos, pues todos queremos que se nos respete nuestra vida y a no ser objeto de explotación. Lo que deben ser diferentes son los derechoas politicos, civiles y sociales.

    En general las frases tal como están formuladas son muy vagas y peligrosa. Debería condenarse abiertamente la explotación animal en vez de hablar no solo de seres vivos (algo que yo, que soy un don nadie academico comprende es un disparate absoluto) y vagamente de "derechos" como si al final uno pudiera concluir que se puede usar a los animales como los humanos nos usamos entre nosotros sin explotación sino por acuerdos legales y mercantiles.

    Qué los animales suban un peldaño no significa que los humanos los vayamos a poner en el mismo peldaño qué nosotros. A mi esto no me convence nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.

      Estoy de acuerdo con la primera observación. La referencia a los “seres vivos” es inadecuada. Se puede disculpar el error por ser bastante popular el uso indiferenciado de los conceptos de “animal” y “ser vivo”, pero es sin duda impropio de un manifiesto de esta categoría. No obstante, no es cierto que sólo estén hablando de seres vivos, al contrario. La declaración hace explícita referencia a los animales y se apoya constantemente en los conocimientos actuales sobre la conciencia animal. Es más, siendo generosos en nuestra interpretación aún podríamos concebir la alusión a los seres vivos como un deseo por enfatizar ambas condiciones: seres vivos y conscientes.

      En lo restante no estoy de acuerdo. Que deban ser reconocidos algunos derechos iguales no significa que deban serlo todos, de modo que sí serían diferentes y la apreciación por tanto pertinente. Los derechos de cada animal deben venir fijados por sus propios intereses y necesidades particulares. Serán distintos, incluso los fundamentales (el derecho al voto o a la educación son derechos fundamentales), lo que no se opone a que haya una completa coincidencia en algunos casos.

      El texto no lo veo en absoluto vago. Los términos me parecen bastante claros, sobre todo si tenemos en cuenta la rigidez de la semántica jurídica. Al resto de animales se los está elevando en efecto al mismo estatus de que gozamos los humanos. Conceptos como persona física o sujeto de derecho no dejan margen a la ambigüedad. En todo caso se podría tachar a la frases de sucintas, pero es que se trata de una declaración, no de un tratado. Esta es la formulación usual de las declaraciones, cuya función es la de un mero pronunciamiento. Quienes le dan a todo esto un significado mayor se están equivocando. Los expertos reunidos en Toulon se han limitado básicamente a expresar lo que opinan respeto de cómo debería establecerse la ley, nada más. Para alcanzar esto queda muchísimo por hacer, empezando naturalmente por concienciar a la sociedad.

      La condena a la explotación viene lógicamente contenida en la condena a la cosificación. Todo ejercicio de explotación de personas implica su cosificación.

      Un saludo y gracias nuevamente.

      Eliminar
  9. Aquí Savater afirmó lo contrario, que esa forma de pensar vuestra es además, solo propia de bárbaros:


    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/solo-un-barbaro-no-distingue-entre-un-humano-y-un-anima-articulo-384540


    Yo no quito ni pongo rey, pero eso es lo qué el, y la inmensa mayoría de la humanidad, afirma.

    ResponderEliminar
  10. Sí, y la mayoría de la humanidad afirmaba que la Tierra era plana también.

    Nada cabe responder a Savater puesto que nada a argumentado, tónica común de su discurrir habitual, dicho sea de paso.

    Lo único que se parece un poco a un argumento es aquello de que los demás animales no pueden tener derechos porque carecen de deberes. Pero claro, la perspectiva contractualista ha sido ya refutada hasta la saciedad. Ejemplo:

    http://lluvia-con-truenos.blogspot.com/2017/02/comunidad-moral-y-derechos-animales.html

    Si aprecia usted algún otro atisbo de argumento, por favor, hágamelo saber.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Toda opinión será bienvenida con independencia de su línea de pensamiento y siempre que cumpla con las normas básicas establecidas en el blog. No obstante, todos los comentarios serán sometido a un filtro de moderación previo a su publicación con efecto de contener posibles tentaciones incívicas. Gracias por su paciencia y comprensión.