lunes, 23 de diciembre de 2019

PAVOS: SIMPATÍA, SENSIBILIDAD Y SINTIENCIA


LOS PAVOS EXPRESAN SIMPATÍA SOCIAL 

Una de las conductas emocionales de los pavos de la que se dice que «desafía la lógica» es «el gran velatorio» que organizan en torno a sus compañeros desaparecidos. En un incidente particular, citado por A. W. Schorger en la página 149 de su libro The Wild Turkey: Its History and Domestication, el aleteo de un pavo que acababa de recibir un disparo atrajo a una bandada que, en lugar de huir, tal y como «se esperaba» que hiciese, se quedó plantada junto al ave moribunda.

John James Audubon (1785-1851) escribió de qué modo respondieron los machos a los gritos de una hembra a la que acababa de disparar: «Miré por encima del tronco y vi una treintena de pavos que avanzaba con cautela hacia el lugar en que yacía yo escondido. Se acercaron tanto que pude ver el reflejo de la luz en sus ojos cuando hice fuego y maté a tres de ellos. El resto, en lugar de echar a volar, comenzó a pavonearse alrededor de sus compañeros muertos».

(Cabe mencionar que Audubon asesinó a miles de aves, tanto para emplearlas de modelos para sus pinturas como por deporte. Véase Wildlife in America author Peter Matthiessen, 86, para más detalles.)

Se han observado comportamientos similares en los pavos de las granjas industriales. Cuando una de las aves sufre un ataque cardíaco, cosa que sucede con frecuencia, otras tres o cuatro rodean a su compañera muerta y también ellas fallecen en el acto. La Federación Nacional del Pavo quiere hacer creer a la gente que esto, que ellos llaman «histeria», demuestra que los pavos son muy poco inteligentes. Lo que revela su comportamiento en realidad es empatía y sensibilidad, cosa que debería alertarnos sobre la forma terrible en que los tratamos e inspirarnos a dejar de hacerlo.

Los observadores están maravillados por «la gran velocidad con que se contagian las llamadas» de un ave a otra dentro de una bandada cuando se hallan en peligro. Cuando uno de los pavos comienza a gluglutear, el resto lo sigue con tal rapidez que «es imposible que el oído humano pueda detectar ningún intervalo» o identificar al pájaro que inició el coro o lo acabó (Schorger, 152). 

LOS PAVOS PRACTICAN BAILES DE ALEGRÍA 

En las páginas 154-155 de su libro Illumination in the Flatwoods, el etólogo Joe Hutto describe cómo sus pavos huérfanos de 3 meses de edad, al verlo aparecer por las mañanas, se dejan caer del árbol en el que «parlotean amistosamente», estiran sus alas y se ponen a bailar «una danza alegre y jovial, con expresión de gran euforia».

Esto no sólo lo hacen los pavos jóvenes. Tal y como dice Schorger, citando a otro testigo:

«Escuché los gritos de una bandada de pavos salvajes... Estaban celebrando una fiesta crepuscular antes de irse a dormir. Se perseguían los unos a los otros con fingido enfado, gritando todo el rato, casi como haciendo travesuras. Sus notas eran descaradas y claras... Estuvieron alrededor de cinco minutos jugaron sobre el manto marrón dejado por las acículas de los pinos del bosque, luego, como si alguien hubiese dado una señal, se sumieron todos en un sigilo repentino y se ocultaron en las tenues sombras.»

Otro testigo citado por Schorger describe la manera en que unos pavos adultos suelen jugar juntos en las mañanas frías:

«Con frecuencia, hasta ocho o diez de ellos participan en una especie de persecución durante la cual se dedican a correr unos detrás de otros, evitando en el último instante y por apenas unas pulgadas la colisión. A veces se esconden detrás de la maleza para sorprender a sus desprevenidos compañeros.» 

MAMÁ PAVA CONTRA HALCÓN 

«He visto pelear a una pava con tal pasión, que a su lado un águila hubiese parecido mansa.» 

Everette M. Prosise, en una carta dirigida a la revista Virginia Tech en otoño de 1999, describió a una increíble pava que, en una zona rural de Virginia, se lanzó volando contra un halcón a fin de proteger a sus pequeños:

«Vi a una pava entrar en el campo de labranza. Llevaba unas 10 crías del tamaño de una codorniz grande caminando detrás de ella... Sin precalentamiento alguno, la gallina salió disparada en vertical, como si hubiese pisado una mina. A unos 20 pies del suelo, interceptó y atacó a un halcón que venía en busca de sus pequeños. La pava primero golpeó al halcón con sus pies, poniendo su espalda casi paralela al suelo. El halcón voló entonces hasta el lindero del campo perseguido por la pava; se dio la vuelta en dirección a las crías y la pava lo volvió a golpear. 

»Ambos cayeron unos 10 pies luchando con sus patas, hasta que por fin el halcón se dirigió hacia la zona arbolada y se alejó. La pava regresó junto a sus pequeños. Cuando se adentraron en los pinos, los bebés no se separaban de los pies de su madre. Ojalá hubierais podido verlo.»

¡La agudeza de esta observadora nos brinda la oportunidad de hacerlo! 

Karen Davis, 19 de noviembre de 2019. 

REFERENCIAS: 
        Joe Hutto. Illumination in the Flatwoods: A Season with the Wild Turkey. Lyons & Burford, 1995.
        Everette M. Prosise, Cartas al editor. Virginia Tech Magazine, Fall 1999.
        A W. Schorger, The Wild Turkey: Its History and Domestication. University of Oklahoma Press, 1996.
_____________________________________________________ 

Traducción: Igor Sanz


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda opinión será bienvenida con independencia de su línea de pensamiento y siempre que cumpla con las normas básicas establecidas en el blog. No obstante, todos los comentarios serán sometido a un filtro de moderación previo a su publicación con efecto de contener posibles tentaciones incívicas. Gracias por su paciencia y comprensión.