domingo, 11 de enero de 2015

CUCARACHAS Y CONCIENCIA


Uno de los ámbitos para los que se lleva a cabo la experimentación con animales nohumanos es el de la robótica. Los ingenieros están tomando como patrones de imitación a los insectos, diseñando con ello máquinas cada vez más avanzadas y sofisticadas. No obstante, por más que consigan simulaciones anatómicas verdaderamente notables, sigue presentándose una barrera infranqueable para los científicos: la conciencia.

La interacción de un robot con el entorno no deja de resultar una mera percepción de señales externa y posterior respuesta automatizada. Los insectos, en cambio, responden al entorno a través de la sintiencia, no limitándose a percibirlo, sino también a sentirlo. El insecto posee intereses, deseos, preferencias, temores, toma decisiones, actúa a voluntad, estando movido por la noción de su propia existencia.

«La mayoría de la gente piensa que las cucarachas son animales bastante simples, lo cual es completamente incierto. No hay nada en estas criaturas que sea esencialmente simple. Ni las estructuras de sus articulaciones, ni sus músculos e impulsores, ni tampoco sus sensores», señala el ingeniero Roger Quinn. Por su parte, el biólogo Roy Ritzman observa la dificultad de siquiera recortar la distancia que separa la ingeniería robótica de la «perfección» de unas «criaturas tan inteligentes».

Resulta irónico, no obstante, que los propios científicos que reconocen la conciencia (e, incluso, una desarrollada inteligencia, si bien esto sería irrelevante) en los insectos, quienes se dedican, en definitiva, a estudiar la fuente de su personalidad, no sean al mismo tiempo capaces de respetar su condición de personas. No hay duda de que la empatía es habitualmente un proceso largo y complejo, tanto que incluso se niega a aparecer aun en los casos en los que se dispone de todas las herramientas necesarias para desarrollarla.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toda participación será bienvenida siempre que cumpla con las normas del blog. No obstante, con efecto de conseguir una comunicación civilizada y evitar de entrada situaciones indeseables, todos los comentarios deberán pasar por un filtro de moderación previo a su publicación. Gracias por su paciencia y comprensión.